IV Encuentro Nacional de Docentes
Universitarios Católicos - ENDUC IV

"Universidad y Nación. Camino al bicentenario."
Realizando la verdad en el amor (Ef. 4,15).
  18, 19 y 20 de mayo de 2007. Santa Fe, Argentina.

Conclusiones generales del ENDUC-IV

Area I - Persona Humana
Area II - Persona y Sociedad
Area III - El Quehacer Científico
Area IV - La Expresión Estética del Hombre

Area I - Persona Humana

No perder de vista el fundamento último de la dignidad del hombre que se encuentra en la persona de nuestro Señor Jesucristo, Dios Encarnado.

Respetar la libertad de conciencia entendida como conciencia subjetiva, lugar sagrario de la relación con Dios.

Encontrar un correlato entre derecho y moralidad en el mundo en que vivimos.

Proteger legalmente al hombre de amenazas como el aborto, donde se encuentra convertido en "objeto" caprichoso de otro "sujeto" de derechos.

Analizar la ausencia de la familia -natural protagonista de la educación-, y formar al futuro docente de manera tal que pueda afrontar los desafíos que plantea dicha ausencia.

Revertir la ruptura del pacto familia-escuela.

Repensar la Educación desde la ética y la ciudadanía.

Tener en cuenta las siguientes actitudes evangélicas en cada encuentro con la persona doliente: la Presencia, la Humildad-Pobreza, la Disponibilidad-Servicio, la Escucha, el Silencio, el Contacto Físico, la Sonrisa, la Empatía y la Compasión.

Repersonalizar la medicina desde una visión más unitaria de la persona humana.

Reafirmar valores trascendentes, procurando una sostenida y calificada presencia en las diversas estructuras de la sociedad a fin de modificarlas, ya sea potenciando lo bueno presente en ellas, o ayudando a corregir aquello que opaca o se opone a la dignidad de la persona humana.

Defender una concepción universal y objetiva de la Verdad, demostrando, desde la reflexión intelectual y desde iniciativas concretas, que sólo tal concepción -y no el subjetivismo o relativismo provenientes de la filosofía o la cultura posmoderna- puede responder adecuadamente a las exigencias de una convivencia más humana y cristiana.

Area II - Persona y Sociedad

Asumir que el rol del Docente Universitario se sitúa frente a nuevos y numerosos desafíos y procurar que la formación en Doctrina Social de la Iglesia los ayude a encararlos y a dar respuesta.

Integrar la docencia, investigación y extensión universitaria mediante una gestión que rescate la misión social y el compromiso cívico de la Universidad, conformando la "Responsabilidad Social de la Universidad".

Asumir con convicción que: "la razón de la existencia de las Universidades es el servicio solidario cualificado, el cual halla en la excelencia académica su mejor instrumento". Tener presente que la mejor propuesta pedagógica que concreta esta convicción es la del aprendizaje-servicio. Favorecer acciones concretas y sentidas por la comunidad que sean protagonizadas por estudiantes, con la guía de sus docentes.

Plantear como desafío un esquema de globalización solidaria, integradora, respetuosa de las culturas; y equitativa en la distribución de sus efectos y consecuencias. En este marco, reconocer la aparición de la "Responsabilidad Social Empresaria". Aceptar que la Universidad debiera ser el modelo para la "Formación de profesionales responsables", que también sean ciudadanos comprometidos que promuevan una concepción del trabajo más humana y respetuosa de la persona.

Favorecer una mayor inserción de la Universidad (mediante todos sus actores) hace posible la Evangelización de la cultura. Hacer presente las propuestas de la Universidad dentro de la realidad en la que se vive.

Constituir una red de docentes universitarios católicos que permita dar continuidad a la reflexión y diálogo, aprovechando el espacio que abre el DEPLAI (Departamento de Pastoral de Laicos de la Conferencia Episcopal Argentina).

Area III - El Quehacer Científico

Fortalecer la Pastoral Universitaria, particularmente a partir de la integración de los aspectos subjetivo y objetivo. [1]

Velar por la libertad académica en el ejercicio de la profesión pero con conocimiento de los límites éticos a la hora de enseñar. Es necesario profundizar la cuestión de la libertad de enseñanza respecto a: los sujetos titulares, los contenidos, sus límites y la interpretación del ideario.

Asumir que el testimonio evangelizador debería ser el mismo cuando se desempeña tanto en universidades católicas como en no católicas.

Disminuir las dificultades que presentan los alumnos que ingresan al nivel superior, articulando estrategias, diseñadas por cada Institución, considerando no sólo la situación de los alumnos sino también la de los docentes.

Concentrar esfuerzos en la profesionalización del docente procurando una formación integral, un permanente perfeccionamiento que no descuide la interdisciplinariedad, el sentido de pertenencia a la universidad, la disponibilidad de tiempo y la capacidad para encontrarse con los alumnos para acompañarlos en su maduración.

Procurar que sean las universidades las responsables en asumir la tarea de profesionalizar cada vez más al docente, para que alcance un alto nivel científico acorde a las exigencias actuales.

Realizar convenios entre todas las universidades católicas del país a fin de que los docentes puedan intercambiar experiencias, compartir contenidos y realizar trabajos de investigación de manera conjunta.

Incluir: Bioética como materia transversal al currículo de las carreras biomédicas; y Ética como materia transversal al currículo de todas las carreras. Educar para el uso de la nuevas tecnologías a la par de alcanzar una reflexión ética sobre el uso de las mismas.

Redescubrir el rol de la Universidad y del sistema educativo como aporte para el crecimiento de la Nación, integrando la dimensión ambiental con otros saberes, considerando el principio precautorio en la ética del quehacer científico como fundamento del desarrollo humano sustentable, e incorporando saberes respecto a la educación de profesionales ciudadanos.

Area IV - La Expresión Estética del Hombre

Incentivar en todos los niveles de la educación la enseñanza del arte, como un modo de conocimiento tan pleno, análogamente, como el que posibilitan la filosofía y las ciencias empíricas.

Mantener e incrementar la contemplación de la naturaleza como modo de enriquecer la actividad creadora.

Formar en cada Diócesis, grupos que desarrollen el Arte Sacro, en base a la contemplación, el estudio y la producción de obras de esta naturaleza. Promover, a nivel nacional, una Maestría específica que concrete las indicaciones del Concilio Vaticano II en esta materia.

La lectura de textos bíblicos junto a textos fundantes de la literatura argentina, desde la figura del "NOS-OTROS" (nostridad, alteridad, encuentro, relación), en el marco de un diálogo interdisciplinar que incorpora la disciplina histórica y la reflexión teológica trinitaria a la interpretación, es una clave de acceso válida para la comprensión de la construcción de la identidad nacional en el cruce de intereses teológicos, literarios, filosóficos, históricos y sociológicos. Este método permite arribar a: una mayor riqueza significativa -al concebir relacionalmente a la persona humana-; un análisis profundo de la mirada sobre el otro y del lugar del lenguaje en la construcción de nuestra comunidad -con las inclusiones y exclusiones que ello implica-; una nueva aproximación a la figura idealizada del gaucho, al rol de la crítica y a la relación palabra-acción, entre otras cuestiones.

Producir puntos de encuentro entre artistas, educadores y comunicadores con las nuevas tecnologías a fin de potenciar su dimensión humanizadora. Convocar a los artistas, educadores y comunicadores a convertirse en protagonistas de estas iniciativas multimediales fundada en valores y contenidos.

No exagerar al asignar a los medios de comunicación masiva, la responsabilidad por todos los males que hoy vive la sociedad; y aprovechar estos medios beneficiosamente para la difusión de una cultura de los valores.

Es evidente la profunda influencia de los Medios Masivos de Comunicación en la construcción de subjetividad. Es necesario un análisis crítico de la degradación del lenguaje que producen, para poder propiciar una "vuelta a la palabra" en la que los medios se conviertan en los "nuevos maestros" de la cultura.

Se constata la falta de información general sobre los medios que tiene la Iglesia, así como su bajo impacto en las audiencias y en los espectadores. Promover proyectos y producciones de laicos calificados.


Nota 1: "En la Universidad la acción pastoral de la Iglesia, en su rica complejidad, comporta en primer lugar un aspecto subjetivo: la evangelización de las personas. En esta perspectiva, la Iglesia entra en diálogo con las personas concretas -hombres y mujeres, profesores, estudiantes, empleados- y, por medio de ellos, aunque no exclusivamente, con las corrientes culturales que caracterizan ese ambiente. No hay que olvidar después el aspecto objetivo, o sea, el dialogo entre la fe y las diversas disciplinas del saber. En efecto, en el contexto de la Universidad, la aparición de nuevas corrientes culturales está estrechamente vinculada a las grandes cuestiones del hombre, a su valor, al sentido de su ser y de su obrar, y, en particular, a su conciencia y a su libertad. A este nivel, es deber prioritario de los intelectuales católicos promover una síntesis renovada y vital entre la fe y la cultura". (CONGREGACIÓN PARA LA EDUCACIÓN CATÓLICA, CONSEJO PONTIFICIO PARA LOS LAICOS, CONSEJO PONTIFICIO PARA LA CULTURA, Presencia de la Iglesia en la Universidad y en la Cultura Universitaria, II, 1, 2)




cepau.org.ar
cea.org.ar ucsf.edu.ar

IV Encuentro Nacional de Docentes Universitarios Católicos
docentes@enduc.org.ar - www.enduc.org.ar


Ultima actualización: 20/jun/2007